Ultimo fin de semana de Noviembre

Agua, agua y más agua… y mas agua, y el Sábado mientras desayuno agua a mares… mierda pienso, Mendibelze empapao no es lo mismo. Esta vez no hay cancelación posible, 700 ovejas van a ser echadas por la zona el Lunes, así que hay que cazarlo si o si. Da pereza, cargar todo el ganado, aunque me animo mucho soñando con una buena cuadrilla de jabalís entre ese carasol. A la hora convenida ahí estamos unos veinte, seis o siete a resakar y no sobra ninguno, el resto a coger lo que buenamente se puede, dejaremos libres unas 25 punterías, pero la experiencia nos hace colacarnos en los sitios mas querenciosos logicamente. Cae sin consuelo, así que traje  de agua, soga para llevar a los perros hasta el sitio de soltar y paseíto de unos veinte minutos hasta Xarrartea. Los punteros dicen que se ve rastro de esa noche, me ilusiono aún más. Pronto soltamos y pronto también las malas noticias, me dicen que los perros que yo he soltado se han escapado por la parte de arriba ya con movido… Enseguida los de Artutx llevarán el mismo camino, pasan por un puesto en el que mi aita se colocó muchas veces con poca fortuna, pero mira, al final vuelven a los sitios de siempre. Por tres veces se nos van de ahí. Un corzo con un podenco pegado al culo se mete en la puntería no pudiendo tirarle ya que el perro iba pegado, se despega y se me pega, y yo le despego la vida la pobre bicho, lo seguía Gorri, un cachorrete de podenco que ya me tenía nervioso, bueno, por lo menos ha merecido la pena la chirriada, pienso. Al rato el Azkuano avisa que un jabalí ha entrado por detrás cazando y no le ha podido tirar, dice  también que hay jaleo detrás de los perros que salieron cazando. Al jabalí Imanol le pone unos perros y se lo llevan hasta Patxi, que a cerca de 500 pasos en los mayores campos del coto, le suelta cinco tiros , pero se va… En fin, mojaos hasta los tuétanos nos vamos para le garito, así no se puede cazar. Sembrada de perros antológica y alguno hasta el siguiente día no se pudo recoger.

El Domingo amenazaba agua por parte de los del tiempo, y por eso o por otra razón nos juntamos unos doce, así que sin pensarlo nos vamos cara a Lixixoa, pensando que por lo menos un barrako que por allí habita desde hace tiempo estaría. Pero resultó que no, algún corzo movemos, perdemos los perros y nada de rastro. El segunod lo damos en unas ezpuendas que tienen buena pinta, soñando con encontrar una manada o un buen macho ahí dentro, echamos los perros, pero tampoco hay suerte. Alegres nos sacamos la foto de rigor, recuerdo de la rosquilla que hemos hecho.

wpid-img-20141130-wa0003.jpg

 

El tiempo parece que empeora, y hoy Lunes ya nieva por aquí, ahora la conversación de todos esperamos se cumpla, que esta nieve haga que los jabalís bajen de los puertos Ansotanos o de los cotos vecinos, aunque todos se quejan de que no hay. ¿excesiva presión?, ¿poca valoración de lo que es cazar un jabali?, ¿numeritis?.

Hace tiempo dije, que lo mejor que podía pasar para los que apreciamos esta caza es que el número de individuos baje, y que con ello merme el número de gatilleros cazadores, de esta manera apreciaremos lo que es un buen levante, lo que es un buen perro, lo que es un buen resake, alejandonos de los resakes masacre, de los perros excelentes pero mediocres. Así se volvería a apreciar lo que cuesta emplazar los jabalís, levantarlos y cazarlos, así se apreciaría que una cuadrilla es mucho más que veinte rifles, así se apreciaría que sin sudor y esfuerzo no hay caza, y si la hay no es auténtica, sólo cuando sufrimos dentro del monte se saborea la verdadera caza del jabalí. Sólo cuando el monte y los jabalís se escapan, nos burlan porque hay posibilidades de ello, sólo entonces estamos CAZANDO JABALíS, lo demás es un tiro al plato sin respeto al animal. Digo todo esto, cuando hoy discutía con varios de mi cuadrilla como gestionar tres días de caza seguida, sin fuerza de perros fuertes, en montes de verda no hay nada que hacer, quizás si en pequeños resakes, pero en extensiones como estas, o el perro es como tiene que ser, o nos estaremos engañando a nosotros mismos, sólo una cuadrilla fuerte es capaz de dar salida en montes incómodos, donde hay que andar, sudar y cagarte en todo lo que haga falta para desemboscar un bicho. En algún sitio dicen que se dejan en el monte, por no sacarlos, ya de esto ni hablamos, mejor, que hablen en el bar, de que son cazadores.

El miércoles volveremos a la carga, a buscarlos aunque no haya, porque haberlos los hay. Os lo digo yo (no tuve abuela).

wpid-img-20141130-wa0000.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s