17 y 18 de Octubre

Toda la semana Whatsapp-eando, entorno a la batida del Sábado, ya que se pretendía hacer unos bajeros que rodean los pueblos, un monte terriblemente grande y con ganas de volver a hacer lo que en su día algunos tildaron de locura, cortarlo en las únicas punterías existentes, teniendo en cuenta que las punterías iban a ser cinco en una ezpuenda sucia, y el resto aprovechando un carretil no demasiado ancho, a la postre, y un gaseoducto sucio a morir. Narzi contaba 30 punterías para poder cerrar más o menos bien.

Llegó el Sábado y pese a que contábamos más de una vez, no pasaban de 22, y con Albienta que como siempre llega tarde…. estos jubilados tienen el sueño amontonado se conoce.. llegamos a 23. REsake dicen que hay suficiente, yo tengo mis dudas, ya que el monte es muy muy grande.

El día está muy frío con un hielo majo, esto es una mañana perfecta para los perros. Nos repartimos rapidamente los resakadores ya que la puntería se colocará bastante rápido, en cuanto avisan de que están ya colocados, sueltan y Josemari al momento dice que ya han movido, al rato Andrés , Ramón , luego levanto yo y los perros y perreros se van perdiendo en la inmensidad del resake. Se oyen los primeros tiros y los primeros jabalís van cayendo, Narzi, Aitor Abentin, Enrike falla un corzo, y al rato mata un jabalí, Tomás otro. Si lo de Narzi no es broma… mató..

Iñaki en la otra esquina del resake reclama ayuda por tener mucho monte, pero lo malo es que en este lado andamos igual. Berrendi y Ruso marcan a parado, lejos de mi, y cuando Juan va hacia allí, lo levantan, y Andrés un rato después lo mata resakando, era un barrakete, y tal y como les decía Ruso le mete uno al Azkuano, que se quejaba por el talki de que no le mandábamos uno, y lo falla, el mozé, volviendo a sus andadas y generando más dudas que el Madrid. Ahora que confíabamos en sus tiritos…

Iker, nuestro Txapeldún dice que ha dejado uno herido, y El pelo, no lo remata porque no le pega, y tampoco a otro que le sale. TRas tres horas de resake empieza a hacer calor y sudo como un cuto.. pero seguimos mirando boj a boj, Rafa tira a uno al lado mío,. y este lo mata Josemari no muy lejos, no pudiendo verlo yo.

Julen , Natas, me llama que están saliendo jabalís de detras de su puntería y que entran al resake  a través de su puesto, pero que esta sucio y no puede tirarles. Entro por detrás y efectivamente se levanta un txikito que se mete al resake.

Al rato Haritz, el Txikito Irigarai, falla otro, y Gregorio, Bixent, tira a uno lejos. Pienso que a este hombre, con lo que lo vive, no se le va a quitar la pena en un buen rato.

Iñaki al parecer ha cogido uno poco antes de que los perros llevasen el otro a Gregorio.

Sólo se oyen perros por todos los lados, y el Pelos, a la postre nos cuenta que era tal el jaleo de perros que no podía oir ni lo jabalíes,

Nos juntamos arriba los resakadores y pese a que alguno tuerce el morro, la lógica nos invita a seguir mirando este resake en vez de movernos a otro, les explico por donde deberíamos de ir, y que hay que mirar un carasol justo debajo de donde estamos. Pakete lo pone en duda, y reñimos un poco, más de lo mismo, al final cabezones el para donde dice él y yo para donde digo yo..

Tuve razón yo, porque justo al separarmos, oigo los perros a ochenta metros a parado, en una bojakera cerrada de verdad. Cuando rancan, se para el mundo, oigo como chilla Txato, y la voz ronca de Zar, me indica que se viene, me pongo de rodillas, y ya con la escopeta en la cara, el mundo se ha parado parece, pienso que si la escopeta vuelve a fallarme como hace un rato con un cartucho de perdigón, mañana y debido al ruido que lleva voy a salir en el periódico. Noto que viene derecho a mi y lo veo cuando está a un metro. Lo tapo con la nueva superpuesta cambiada este año a un Olitense, y le suelto dos mientras pasa una sombra a un metro. Los perros, viejos y listos, van mas aparte.

Pienso que ha tenido que caer, y así es cuando Pepo lo marca a paradao, Al bajar veo que es un barrako bonito, y Josemari y Andrés me ayudan a colgarlo. Le dejé un collar para localizarlo y después el collar no funcionó y nos volvimos locos para encontrarlo.

LLevaba tiempo esperando un lance como este y hoy la suerte me ha acompañado. Estoy feliz.

Seguimos resakando y ahora que el calor ya pega de lo lindo, nuestros amigos hacen fila por detrás de los resakadores, alguno cazurrea algo, pero vamos viendo que ya poco van ha hacer. Así que contentos como ninguno nos recogemos, eso sí, espera un rato bueno de búsqueda de perros, especialmente a Josemari y sus jóvenes perros que en contraposición con su veteranía muestran la misma afición a la caza, a eso de las siete recogió el último con Alberto echandole una mano.

Un rato también nos llevó el buscar mi jabalí, ya que el localizador que le puse no funcionaba durante un rato. El mismo rato y mucho más sudor nos costó sacarlo del monte, pero bueno esto es la caza en estos lares, y lo que se sufre dicen que se valora.

wpid-wp-1445101285935.jpeg

estos si que lo valoran

El Domingo, llovía con fuerza a la noche y a la hora de levantar también, con la idea de cazar bajé y sino otros menesteres tenía que hacer, pero sólo estábamos cinco, y a la vista de que poco íbamos a poder hacer decidimos no ir, y algunos fuímos con la cuadrilla de Ezcároz y cazar, se miraron un par de rincones, en montes ya más de sierra, mucho más hayedo y muchisimo campo, pequeños rincones. En el primero tiré a un corzo tres tiros y lo fallé, aunque alguna gota de sangre echaba, no lo pude cobrar. Una vieja Bushnell holográfica en un rifle FN de casi veinte años es mi segunda arma por si toca puesto. Siempre se me dió bien cazar con este arma, pero quizás fruto de la poca práctica, no pude meterlo bien en la mira, verdad es que venía como una centella. En fin. En el segundo tampoco sacamos jabalíes, algún corzo si que salió, e Igor, lo falló también.

Muy agusto cazar entre amigos, que comparten la misma afición. Sin duda con el tiempo cazaremos casi todos juntos, ya que el número de chavales o chavalas que se apuntan a las cuadrillas es prácticamente nulo para renovar las bajas que por edad se van produciendo. Tiempo al tiempo.

El Domingo a la tarde al dar una vuelta en busca de las yeguas,  con compañía bastante más agradable que los barrakos con los que me junto todas las mañanas, he podido observar que el pasto está amontonado, y que en el resake de hace quince días ya anda algún que otro jabalí.

wpid-img-20151017-wa0016.jpg

wpid-img-20151017-wa0006.jpg

IMG-20151017-WA0013

En rojo las utzas

IMG-20151017-WA0011