24, 26 y 27 de Diciembre

Consentido a cazar cuando las responsabilidades me dejen, y viendo que voy a tener que fallar bastantes más días de los que me gustaría, ahora toca estar donde tengo que estar, así que calma y a disfrutar de los días que se pueda. El jueves por todo ello no pude ir, y se juntó una buena cuadrilla para celebrar la Nochebuena, dieciseís punterías y unos seis resacadores. Buscando los jabalís que no encontramos en las mugas malditas, mugas que se extienden sigilosamente y con las mismas extrañas circunstancias todos los cotos circundantes a la vista de la cazata que pegaron otros vecinos en un monte muy descansado… uno o dos jabalís. Cada cual que piense lo que quiera..

La cosa es que se hizo Argaña, un paco mugante con el coto de los buenos cazadores como decía un guarda mayor a mi hermano hace unos añós, y que tengo entendido que ahora que le afecta está cambiando de opinión. Y allí en el paco, más de lo mismo, mucho rastro, mucho y ningún jabalí. Varios corzos se vieron y confirmaron que Jokin el de Lumbier es basante pakete en el punto. Su colega el farandulero ni resakío, yo creo que fruto del hartazón que se pegó la noche anterior.

img-20151223-wa0014.jpgimg-20151224-wa0003.jpg img-20151224-wa0004.jpg

Después se hizo el Pako de la ermita, y allí tampoco hubo demasiada alegría. Yo creo que ya con el olor del gorrín y el mazapán no dieron un tercer resake no fuesen a llegar tarde a la cena.

El Sábado tenía compromiso en Aragón, y para allí me fui con los canes y los hermanos. El monte grande nos esperaba y al llegar me encuentro la sorpresa de que a falta de los resakadores fijos de la cuadrilla me encomiendan organizar a varios resakadores. Joder que presión. Entre los nuevos compis de resake, varios resakadores de Tolosa, bastante finos ellos, y con buenos perros me pareció.

La batida fue entretenida en su primer rato, solte en varias veces, para evitar que fuesen todos juntos, y tuve que llevar los perros atados cerca de una hora. Primero Ruso y Txuri se fueron con movido, después Berrendi y Txato además de los cachorros. Estos no los vi pero a alguno ya le sacudieron. Sin éxito creo. Después empezó mi momentico, levantando dos guarros, uno grande que lo ví, y dandome la alegría del día, ya que Pepo lo marcó a parado perfectamente, y después cuando saltó lo ví como arrancaba hacia el perro y hacia mí, pero se tuvo que volver, y más vale que se volvió porque cuando lo iba a mandar para el otro lado, mi escopeta no disparó, descargada estaba para evitar riesgos al ir con los canes atados. El jabalí pasó a tres metro de mi, y entonces arrancó Txata , mi joven nivernesa, que la siguió perfectamente unos quince minutos hasta que Antonio secó los dos. Volví haci allí esperando recuperarlos pero Txata ya no volvió, demasiada afición y poca cabeza aún.  Entonces oí a Zar que ladró dos veces, y intento situarlo, cuando lo hago arranco hacia arriba, sabiendo que ese perro siempre ha sido especialista en marcar los barrakos, aprieto hacia arriba y oigo también al cachorro Beltza marcando, pero cuando estoy a veinte metros en medio de un zapatiesto espectacular, Beltza sale disparado cara a mi, y Zar rueda ahuyando de dolor. Juro y hago que salte a tiros, y pienso que Zar está jodido de las tripas, pero no, al cogerlo veo que sangra mucho de la pata, y recuerdo la muerte de Txarlin desangrado en una herida parecida. Al rato ya no sangra apenas y el perro sigue fiel al amo, pegando aún una carrera por detrás de otro guarro. La batida fue dura y hubo muchísimos fallos, demasiados para mi gusto, pero se cobraron un buen número de jabalines.

Al terminar la sembrada de perros era espectacular, y nos marcharmos a casa del de arriba a por Berrendi Txato y Txuri, que dan a 13 km de distancia y cerca de carretera. Intentamos recoger  a Berrendi y Txata pero no fue posible, así que no quedó otra que volver el Domingo. Buen día, el ir con perros es lo que tiene.

El sábado en Olagaina, las noticias llegaron para las 9:30 en forma de Whatsapp del Azkuano, que cepilló un barrako y un corzo en Urrúa, mientras que Daniel falló uno.

Me alegré de que pillasen uno y volvamos al camino del acierto, y también por el Azkuano, que este año anda el mozé fino fino.

img-20151226-wa0007.jpg img-20151226-wa0008.jpg img-20151226-wa0002.jpg img-20151226-wa0001.jpg

El Domingo madrugué y a eso de las siete y media me sorprendió que el aparato marcaba la posición del perro a 38 km en línea recta. Así que tras chocar contra un corzo, machacarlo, hacer el atestado y su correspondiente alcoholemia volví a arrancar a por el perro. LLegar y cogerlo fué todo uno, Txata la recogió otro resakador el Sábado por la noche. Pese al susto del corzo, no estuvo mal la mañana, aunque me acordaba de los compañeros que dieron un resake en el que había jabalís localizados, la mala suerte esta vez también les hizo que se les escapasen y encima los perros con ellos, impidiendoles dar otro resake. El cazar pocos en estos montes es lo que tiene, cara o cruz, y normalmente es cruz, salvo sorpresa. Por ello, nos enganchamos tanto a la caza, y ya estamos pensando en donde levantaremos otra vez jabalíes para disfrutar con ellos.

20151224_082410.jpg

Cociendo la raiz para curar la herida del jabalí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s