Volvemos con la música y con el blog

Ya ha pasado la primavera y el verano, mucho ha tocado hacer, limpiar punterías, sendas, pistas, reuniones de renovación de coto, whastapps, y ninguno hemos desconectado, sabiendo que teníamos delante diez años de coto si lo renovávamos. Al final, no ha sido tan complicado, y creo que el modelo de gestión y caza social que llevamos unos añitos practicando ha tenido su efecto en quien hubiera de renovarnos.

Con ello, colacación de tabletas, pintado de garito y mas cosillas que fueron surgiendo y realizando los más habituales. Al final, y tras una semana de retraso llegaron los papeles y permisos del coto, y con ello la cita era el Sábado a las seis y media. Gracias a los seis litros que echó una tormenta el Sábado, el monte se presentaba un poco más fresco que en días anteriores, ya que la sequía empieza a preocupar. Esta semana parece que viene agua, esperemos que no se cumpla el refrán “Septiembre o seca la fuente o se lleva el puente”, de cara la miércoles vienen buenas trombas.

Vuelta a la rutina de cargar collares, preparar todo etc, me doy cuenta que me sigue haciendo igual o más ilusión que cuando tenía diez años. Eso es bueno creo.

A las seis y media me presento en el sitio esta vez con sólo cinco perros, mejor evitar riesgos por ahora con ovejas, calores etc que la temporada es larga y los perros cuestan muchos años hacerlos. Ahí nos juntamos diez punterachos y tres resakeadores, uno farandulero, otro con cara de grillado y sangra inyectada en los ojos y el mendas, siendo yo el más cuerdo de los tres.

El sitio estaba claro, nos vamos para arriba, de noches aún, buscando el fresco y el helecho de la sierra, ahí sabemos que están nuestros amigos. Los punteros se disponen rápido y tras ver el patatar que está bastante andado pese al eléctrico, sabemos que habrá jaleo.

Nada más soltar Narzilaso, avisa que ha fallado uno en el manzanar, todavía un poco espeso yo, pienso que en que manzanar, ya que no hay ninguno, luego recuerdo que el pasado año dijo lo mismo en Beotegía, engañandonos porque si que lo había matado, cosa rara en este gran moiorro, capitán general de ellos.

Rafa, tira y coje otro, y para entonces ya hay perros que van hacia adelante, y el jaleo está servido, Román se hace con otro que el Billy ha de rematar, David se hace con un cuarto de jabalí. Mientras apenas avanzamos por los helechares, y se empiezan a salir los perros del resake, por varios sitios, ya que cazar un resake de 38 punterías con sólo diez es complicado.

Disfrutamos de una par de lances de levante bonitos, entre Alberto y yo, ya que en estos corros tan sucios, sino se levantan con los perros, resulta imposible moverlos, al final sin perros, uno parado me pasa a un metro, pero ni puedo verlo ni mandarlo hacia la puntería.

Al final, contentos como siempre, sacamos los jabalís, y buscamos los perros, los encontramos relativamente bien y rápido, y tras apañar los bichos, metiendo afición al hijo ya desde pequeño, nos despedimos hasta el Sábado siguiente ya que hoy no había quorum suficiente.

Seguiremos con este blog, sacando tiempo de donde sea, aunque quizás no puedan ser tan puntuales las crónicas como otros años, por delante una temporada que promete , con pasto de haya por castigo y eso ya es mucho decir en Olagaña, llegarán buenos días de caza, con el otoño e invierno aún llegarán las grande mañanas de hielo y grifones. Llegarán y pasarán, y espero no perdermelas.img-20160910-wa0000.jpg img-20160910-wa0002.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s