21 y 22 de Enero

 

El Sábado tocaba monte grande, muy grande, excesivo para algunos o casi todos pero imposible de cortar de ninguna manera, así que le da un toque especial, y nos juntamos quizás la cuadrilla más grande del año, nadie sobra y todos hacen falta.

En cuanto se dispone la puntería soltamos y en la parte norte del resake nos enfrascamos con algún corzete que se abate, Ernesto, Txistor , Txumis etc disfrutan con pan bimbo a falta de pan de leña.

En la parte sur mueven un jabalí que Kuzku lo falla resakeano pero Altxu lo coge en el gas, Txarles rosquea por dos veces en el gas. En la parte sur disfrutan con los jabalíes y Tomás- Román matan otro, Bixent deja otro herido, menudo año me lleva, que al final se coge a pocos metros desancado.

Dos invitados funecinos se comen a cada jabalí fruto quizás del frío montañés. Y Torrea, que es montañés se come otro… vaya día de fallos pensamos los resakadores.

En la parte Norte, Mikel e Igor van hacia donde hemos oído un perro acusar a parado y mueven algún jabalí que luego lo fallarían en el gas.. Estos de la parte sur nos fallaron a los de la Norte.

Mucha distancia y buen trabajo de los perros, para disfrute de unos y de todos.

Sin duda son batidas bonitas, en las que la suerte juega un gran papel, el concepto de cerrado aquí no existe y pese a preparar los montes a base de gasolina y lima, quedan huecos libres, ni que decir tiene, que la parte de abajo al quedar libre supuso la escapatoria de un par de suidos.

Después se cazó Nemesio y Secretario, robledales y bojakeras acompañadas de peña, sin tocar desde el año pasado, año donde se hicieron buenas cazatas. Había ilusión en encontrar una manada que rondaba hacía unos días, pero no fué así, un sólo corzo hizo vista a El Natas que para variar se hizo con él.
Después tocó lo de siempre y a pensar en el siguiente día.
El Domingo amanecío airoso, y frío, pero aún y todo nos juntamos catorce punteros y tres resakeadores, decidimos atacar el Carasol de Juan, un resake muy abierto y no de los mejores para cazar precisamente.
El soltar los perros se enroscan con los corzos y cuesta sacar los primeros jabalines que se le presentan a Txarles en su puntería, bajo la Borda Apeztegi, allí se los come los dos, para desesperación de un servidor que ve como sus rastreadores se van hasta demasiado lejos, otro fruto de la misma movida, se pasea delante de la puntería ante la mala uva de todos.
Por esto no se perdió la ilusión ni las ganas, y aunque un funeral impidió a muchos el poder acudir, los que quedaron disfrutaron de lo lindo en Lutoa, en mi mente y en la de algún otro la posibilidad de que ese casco cobijase algún jabalí, y así fue, entre poco y puestos por la pista vieja que lleva a los “Dejadizos”, allí se colocaron entre el monte y primero un barrako cayó a manos de Rafa, que aumenta su lista. Tras levantar los perros más jabalís y rajar uno de pulmón a Lobita ( aumentando la lista personal de desdichas perrunas) Patxi no agarra uno que se lleva los perros hasta la tarde noche donde pudieron ser recuperados, el siguiente que se presentó ante Patxi no tuvo escapatoria y demostró que el arco del indio esta perfecto siendo el problema del indio.
Contentos con dos jabalís trabajados y peleados (en épocas de abundancia parece poco), dejó buen sabor de boca para la semana, y mantener encendida la vela de la ilusión de que llegue pronto el siguiente día de caza.

 

img-20170122-wa0005.jpg wp-1485113994705.jpeg wp-1485113980484.jpeg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s